Hay que tener en cuenta que en los restaurantes se producen niveles sonoros considerables producidos por las conversaciones de los clientes, movimiento de sillas, música ambiental, cocina, por lo que la mayor parte de las ordenanzas municipales de protección contra el ruido exigen un aislamiento acústico mínimo de 60dB.

 

restaurante

  

Para ello Labacústic INSONORIZA los locales con sistemas de una buena relación calidad precio, para cumplir con el mínimo aislamiento exigido a un coste muy ventajoso, dejando en manos de nuestros clientes la elección de que instalemos aislamientos mayores.


El tratamiento de los forjados es clave para el exito.


A diferencia de otros locales, en este tipo de instalaciones hay que diferenciar claramente dos zonas:

 

  • Por un lado la zona de público en la cual las principales molestias vienen dadas por el constante murmullo de los clientes, pero no se puede olvidar el muy molesto ruido producido por el movimiento del diferente mobiliario de las salas, ya sea en el uso normal y sobre todo en los actos de limpieza.
  • Por otro lado la zona de cocinas en la cual tenemos gran variedad de ruidos: vajilla, trabajos de cocina, limpieza y extracciones.

 Los sistemas de extracción son una muy importante fuente de fugas acústicas por lo que será necesaria e imprescindible la colaboración con la empresa de instalación de los mismos para la completa eliminación de las molestias que estos pudieran causar. También disponemos de silenciadores acústicos a medida y rejillas de entrada-salida de aire.

 

 

 

AUMENTAMOS EL CONFORT SONORO PARA SUS CLIENTES

Panel acústico Tela AB-80 

 

Además de insonorizar bajamos el tiempo de reberberación para cancelar las reflexiones del ruido y hacer el interior de los restaurantes un lugar más silencioso y agradable. Para ello utilizamos los mejores absorbentes acústicos de diversos materiales.

  

Para los acabados finales trabajamos directamente con los decoradores para así poder obtener el resultado final más adecuado, tanto estética como acústicamente. Para ello se realizan falsos techos de muy diversos materiales y con gran variedad de coeficientes de absorción para conseguir optimizar las características acústicas de los locales.